Aprender a hablar inglés o francés charlando con una taza de té o café caliente es mucho más sencillo. Atrévete a unirte a las conversaciones del te de las cinco, pero eligiendo la hora del día y con personas de tu nivel y de tus intereses.

Charla de cultura, actualidad, de la vida… En los idiomas que quieres aprender o mejorar con el apoyo de los profesores de feeling.